8 razones para contratar un despacho de abogados si tienes un restaurante o planeas tenerlo

1) Porque tu negocio es importante.

La gastronomía está de moda, y eso es un hecho. Como propietario de un restaurante, no tienes por qué conocer toda la normativa que se aplica a tu negocio, pero sí tienes que respetarla, para evitar problemas presentes o futuros. Tal vez estás perdiendo dinero porque tu empresa no tiene la forma jurídica que más te conviene, o podrías haber solicitado una subvención que te perdiste. ¿Y si tu vecino está copiando tu carta? ¿Y si tu chef opina que la receta estrella del restaurante le pertenece?

 

2) Porque tus relaciones con proveedores y clientes son la base de tu crecimiento.

La vida es rápida, y tu negocio también. Por eso es fácil que cierres acuerdos por teléfono o con un simple email. Sin embargo, un contrato evita muchos malentendidos, y anticipa cómo actuaremos en el caso de que surjan problemas. Además, los contratos se pueden negociar y adaptar a las necesidades particulares de cada empresa. Debes controlar las entregas de productos, los pagos, las reclamaciones, los contratos de suministro, la seguridad alimentaria y la responsabilidad civil…
Es importante que un abogado te asesore y te ayude a regular tus relaciones comerciales.

 

3) Porque los contratos de tus trabajadores son los cimientos de tu empresa.

En un mundo en el que el chef es la estrella, como empresario debes asegurarte de qué tipo de contrato laboral le vas a ofrecer a tu artista y cómo vas a asegurar tus intereses como empresa. Existen pactos que te protegen y que impiden que quienes han trabajado en tu cocina divulguen tus secretos. Además, la flexibilización del mercado laboral te permite contratar sin miedos.

 

4) Porque no quieres problemas con el uso de datos.

¿Sabías que los restaurantes también están obligados por la Ley de Protección de Datos? Un simple email con información sobre la nueva carta a un cliente que no ha prestado su autorización te puede suponer una multa, que va desde los 900,00 € a los 600.000,00 €. Para evitarla, lo mejor es tener un experto que te asesore y se asegure de que cumples la normativa.

imagen de una mesa de restaurante

 

5) Porque la presencia web se ha convertido en un imprescindible para tu negocio.

Es muy importante que sepas desenvolverte en el mundo web, y para ello, necesitas cumplir normativas sobre comercio electrónico, política de cookies, la protección de datos de la que hablábamos antes o la firma electrónica. Y todo ello aunque no tengas claros los aspectos legales de todas estas realidades, ni tiempo para solucionarlo. En Internet no vale todo, y además es un mundo en el que los efectos de un error se pueden magnificar, ya que se tiene capacidad para llegar a miles de personas en segundos. Es necesario tener el respaldo de abogados especialistas en nuevas tecnologías y seguridad online.

 

6) Porque muchos restaurantes son empresas familiares.

Y tú no quieres que tus comidas familiares se conviertan en reuniones del consejo de administración. Muchas veces los afectos familiares, las alianzas dentro del grupo y las vinculaciones de diversos tipos impiden llegar a soluciones eficaces y claras. Dirigir una empresa ya es complicado de por sí, pero si además hay que conciliar intereses familiares, se complica mucho más.
Un abogado será un factor externo a la familia que os puede ayudar y mucho a ver las cosas objetivamente y sin velos. Relevo generacional, conflictos de intereses, implicación emocional en el ámbito empresarial… todo será mucho más simple con ayuda externa.

 

7) Para protegerte.

Porque como administrador de una sociedad, tienes un montón de obligaciones que cumplir. De hecho, una mala gestión te puede llevar a responder por determinados actos con tu patrimonio personal, y además puedes acabar inhabilitado para ejercer como administrador. Además, ahora las personas jurídicas pueden cometer delitos y eso significa que es importante contar con un plan de cumplimiento normativo que delimite las responsabilidades del administrador y las reduzca al mínimo. Los abogados podemos ayudarte a ser más consciente de estas responsabilidades y en muchos casos eliminarlas.

 

8) Para sobrevivir en tu entorno.

¿Dónde está tu restaurante? La ubicación de tu empresa es clave. Una gran inversión y una decisión estratégica. Pero, tanto si eres propietario como inquilino o franquiciado, necesitas tener cubiertos todos los flecos de tu situación jurídica. Tu contrato de arrendamiento, o incluso si vas a vender o comprar un traspaso, tus relaciones con la comunidad de propietarios, tus relaciones con la franquicia, tus relaciones con la administración, licencias de apertura, etc.
Contar con un abogado que valore los conflictos que puedan surgirte ayudará a manejar mejor las situaciones, mantener buenas relaciones con tu entorno y evitar gastos que no te corresponden.

 

Te ofrecemos:

  • Un despacho a tu servicio para cualquier duda o problema relativo a tu empresa, para que tú te dediques exclusivamente a pensar en tu negocio.
  • Soluciones prácticas y rápidas.
  •  Un precio justo.

(Imagen de czarinaalegre en Flikr)